¡Atención! La tasa efectiva a las rentas de capital puede alcanzar el 100%

La Ley para el Fortalecimiento de las Finanzas Públicas en Costa Rica adicionó a nuestra Ley del Impuesto sobre la Renta el capítulo XI que regula las rentas de capital y ganancias y pérdidas de capital.


Las rentas de capital son también llamadas rentas pasivas derivadas de la cesión del uso y disfrute de bienes de capital, como un inmueble que se alquila o una marca o patente cuyo uso se cede y le genera a su propietario una regalía o “royalty”. La primera sería una renta del capital inmobiliario y la segunda una renta del capital mobiliario.


En los Estados Unidos, por ejemplo, cualquier ingreso, sea producto de una actividad lucrativa propiamente dicha o producto de una renta pasiva, tributa como utilidad o renta de capital pero, contrario a nuestro país, cualquier inversión o actividad productora de ingresos da derecho al contribuyente a deducir los gastos en que haya incurrido para generar esa renta gravable.


A primera vista, podría parecer que el tributar bajo el titulo XI es más beneficioso para una empresa, pues la tasa del tributo es de un 15% frente a la tasa del 30% que, salvo excepciones, deben pagar las compañías en el impuesto a las utilidades.


Sin embargo, una tasa baja sobre la renta bruta puede ser mucho más gravosa que una tasa más alta que utiliza como base imponible la renta neta, es decir, aplicando las deducciones correspondientes.


Con la legislación vigente en Costa Rica, una empresa que posea un bien inmueble no afecto a su actividad lucrativa debe pagar un 15% sobre la renta que este le genera menos un 15% como gasto deducible fijo, únicamente.


En el caso de las rentas de capital mobiliario, el artículo 29 bis de la Ley del Impuesto sobre la renta no deja lugar a deducción alguna, es decir, la base imponible es la totalidad de la renta bruta.


Veamos los siguientes ejemplos:

1. Alquiler de inmueble

Un trabajador independiente decide invertir sus ahorros en un bien inmueble para el cual tiene la prima y financia el saldo con un préstamo bancario, la casa la traspasa a una sociedad anónima de su propiedad.

Su objetivo es alquilarla para poder pagar la cuota del banco. En números sencillos, el escenario podría verse como sigue:


2. Contrato de licencia para uso de patente de invención

En el segundo caso, una empresa invierte en la adquisición de una patente y

finalmente otorga la licencia de uso de la patente a otra empresa que la utilizará en su proceso productivo.

Precio de alquiler del inmueble 100

Intereses por financiamiento 80

Primas de seguros 7.25

Renta neta 12.75

Deducción permitida 15% 15

Base imponible 85

Impuesto a pagar 12.75 %

Tasa efectiva sobre la renta neta 100 %

Regalía por patente 100

Amortización y otros gastos 70

Renta neta 30

Deducción permitida 0% 0

Base imponible 100

Impuesto a pagar 15

Tasa efectiva sobre la renta neta 50 %

Adriana Sánchez Castro Especialista en Derecho Tributario

#finanzas #covid #lawgical

6 views

Copyright © 2020 Lawgical 

All rights reserved