Conveniencia de Privatizar Empresas Públicas

Nuestro país ya vivía una frágil situación tributaria de previo a que el mundo sufriera el flagelo del SARS COV-2 que ha azotado a la humanidad desde marzo pasado, con unas consecuencias sanitarias y económicas de las cuales, a hoy, aún desconocemos la magnitud de las implicaciones que esto traería en el erario público y en la economía de nuestro país.

La gravedad de la situación de las finanzas públicas, ahora más que nunca, conlleva la urgente necesidad de buscar alianzas público - privadas para encontrar soluciones tendientes a reducir el déficit fiscal y lograr la sostenibilidad de nuestro sistema económico. Una posible solución, sería estudiar seriamente, y bajo una visión técnica financiera, la posibilidad de privatizar empresas estatales. Por privatización, que se entiende como la transferencia onerosa de activos o empresas públicos a sujetos de derecho privado, no nos referimos a la venta de instituciones o activos del Estado que son totalmente deficitarios, sino a un proceso de privatización de la forma en que se condujeron en los países nórdicos y en Nueva Zelanda. En estos países, las empresas públicas que fueron objeto de venta no fueron las empresas deficitarias, sino las empresas con superávits, empresas que, previo a iniciar el proceso de privatización, incrementaron su rentabilidad, para efectos de que el proceso de venta, por medio de concursos internacionales, fuesen aún más rentables para el Estado en su condición de vendedor. En esos países, los resultados de los procesos de privatización han sido sumamente positivos, ya que la venta de los activos públicos permitió engrosar los ingresos a las arcas estatales, no solo por el hecho de la venta de los activos per se, sino que también por los ingresos de futuros impuestos que serán pagados por los operadores privados que van a brindar los servicios que anteriormente eran brindados por las empresas estatales. La implementación de estas privatizaciones también benefició a la mayoría de los servidores públicos ya que las empresas privadas que adquirieron estas entidades estatales, los recontrataron como parte de la nueva operación; de esta forma se logró un escenario en donde todas las partes resultaron gananciosas.



Consideramos que este tema, debería ser objeto de discusión nacional a nivel del Congreso, la sociedad civil y el Gobierno de la República.


| Adrián Alvarenga, Lawgical Partner.

62 views

Copyright © 2020 Lawgical 

All rights reserved